Productividad

Mejor bien hecho que bien dicho

A todos sin excepción nos ha pasado alguna vez (o muchas) veces en la vida… hablamos acerca de ese proyecto que vamos a desarrollar, de la dieta que vamos a realizar, del ejercicio que vamos a practicar, etc. Pasa el tiempo y las cosas nunca sucedierón…

A mi me sucede con más frecuencia de la que quisierá, aunque trato de trabajar para que cada vez pase menos. Para mejorar en este aspecto he decidido involucrarme solo en los proyectos y planes que me apasionan, solo hacerlo en aquellos que verdaderamente me mueven y me motivan.

De la misma manera he decidido trabajar en forma seria el tema de productividad en mi vida, para poder conseguirlo he utilizado sistemas de organización que funcionan para mi tales como Getting Things Done, así mismo software para hacer una medición y seguimiento a mis actividades tales como Rescue Time.  Hacer este tipo de cosas me han permitido tomar conciencia del mucho tiempo que desperdicio, de lo poco eficiente que muchas veces soy y de lo acostumbrado que estoy a “estar ocupado”. En este caso estar ocupado no siempre significa ser más productivo.

Desde el momento en que comence a hacer eso he obtenido mejores resultados, invirtiendo menos recursos. Lo mejor de todo es que veo que puedo optimizar mis actividades y lo que hago con mi tiempo muchisimo más. En consecuencia los resultados pueden ser muy buenos si sigo mejorando estos aspectos y haciendo las cosas proactivamente y no reactivamente.

Ya veremos que pasa, finalmente el objetivo es hacer más y decir menos.

bienhecho

La importancia de decir no

Enfoque es la clave para ser más productivos. En consecuencia para optimizar este punto, no podemos aceptar todos los encargos o requerimientos que nos llegan, deberíamos ser muy estrictos en este tema.

Recordemos aquí la regla de Pareto, el 80% de los resultados provienen del 20% de tus esfuerzos… entonces la idea es identificar ese 80% en donde no somos muy productivos y eliminar las actividades que nos ocupan y no generan el rendimiento que deseamos.

Para esto debemos comenzar a decir no con más frecuencia, debemos hacerlo de forma directa, así no se generan expectativas y finalmente las dos partes ganan.

¿Por qué aceptar ese cliente que pide rebaja siempre, si genera bajas utilidades?

¿Por qué hacerte cargo de la compra del vecino, cuando en realidad es complicado para ti desviarte de tu camino para hacerla?

¿Por qué asistir a cuanta conferencia te invitan cuando sabes que no sacarás el suficiente valor de ella?

La solución esta en tus manos: Decir no con más frecuencia, nadie te va a juzgar ni tampoco a condenar. Es cuestión de valorar tu tiempo…

no

Tips Productivos

  • Al comenzar el día escribe una lista con las actividades que vas a realizar, esto sirve para no olvidar las cosas importantes y definir prioridades.
  • Define objetivos, cuando una actividad no te acerque a ellos: di NO. Unicamente acepta trabajos y desafios de acuerdo a tus planes preestablecidos, a las cosas importantes y que te mueven.
  • Toma un minuto al empezar y al terminar el día, respira profundo y analiza fallos y aciertos de los dos últimos días, escribelos y si es posible compartelos.
  • Ten a la mano los elementos que necesitas, alistalos antes de empezar las tareas a realizar, esto evitará que tengas que levantarte y te reduce las distracciones.
  • Selecciona una música tranquila (o no tan tranquila)  y que te inspire, ponla a volumen moderado. Esto favorece tu creatividad.
  • Trabaja en intervalos de tiempo definidos (60 minutos, 90 minutos, etc). Prueba y selecciona lo que mejor funciona para ti, posteriormente toma un receso de 5 o 10 minutos e inicia un nuevo bloque productivo.
  • Evita el multitasking. Enfocate en una cosa, finalizala y posteriormente empieza una nueva tarea.
  • Empieza siempre por las tareas más complicadas.
  • Mide cada cosa que haces, esto te permite analizar y posteriormente mejorar.
  • Crea un ambiente adecuado a tu trabajo, algo que te genere inspiración.

tipsproductividad

Cambiando mi forma de trabajar

Hace algún tiempo he venido cambiando el enfoque de mi negocio.  A pesar de tener buenos resultados, sentía alguna frustración y que algo no marchaba bien, permanecía estresado y de mal humor, no tenía mucho tiempo libre, etc. Hice un examen a conciencia de las cosas que venía haciendo bien y las cosas que no y una vez hecho esto decidí tomar acción para mejorar.

Es verdad que al comienzo esto impacto negativamente mi nivel de ingresos, pero con el paso del tiempo esto se estabilizo y ahora mismo tengo más tranquilidad y hago lo que me gusta.

¿Cómo lo hice?

  • Hice una lista de todas las actividades que desarrollaba para ganar dinero y las clasifique en dos grupos, las que disfrutaba y las que realmente no me gustaban.
  • Si no me gustaba hacer esa tarea y no era indispensable para que el negocio funcionará la eliminaba, incluso aunque generaba dinero, de esta forma solamente quedaban poco a poco las actividades que disfrutaba y las que eran un requisito para poder funcionar como empresa.
  • De las actividades que disfrutaba seleccione las que más ingresos reportan para mi, en esas me enfoque.
  • Teniendo en cuenta lo anterior, hice un filtro de los servicios que prestaba, no siempre más servicios es igual a más ingresos. En este caso decidí apostar a la especialización en lo que hago.
  • Realice un filtro con mis clientes, decidí dejar de trabajar con aquellos que no eran rentables para mi… esos que consumen el tiempo y dejan pocas ganancias.
  • Solicite ayuda a personas que pudieran hacer mejor algunas cosas que yo
  • Cree alianzas estratégicas con personas y empresas increibles.

Los beneficios que obtuve:

  • Menos estrés
  • Tiempo libre para otras actividades que tenía descuidadas: Mi familia, el descanso, el deporte (preparo mi primera maratón), etc.
  • Estoy más tranquilo y despejado, lo cual me permite generar nuevas ideas.
  • Hago lo que quiero y soy feliz.

Este no ha sido un proceso fácil, hay muchas más dificultades de las que te puedes imaginar en el camino, pero aún así creo que ha sido una buena elección hacer ese giro en la forma en que venía llevando mi vida laboral.

Este cambio me ha dejado muchas enseñanzas, desarrollé nuevas habilidades, me equivoqué muchas veces (me equivoco mucho) y creo que hasta ahora empiezo en un largo camino que traerá muchos más aciertos y espero que no tantas equivocaciones o por lo menos no muchos malos momentos. De todas formas vale la pena hacerlo, solamente hay una vida y debo disfrutarla al 110%.

Hay algunos libros que dan ideas muy valiosas para optimizar el tiempo y hacer las cosas realmente importantes para poder tener libertad verdadera en la vida. Te puedo recomendar “La semana laboral de 4 horas” de Tim Ferris.

¿Haces lo que te gusta, ganas lo que realmente mereces? Si no es así…. ¿qué puedes hacer para cambiarlo?

cambiando

La regla 80-20 del marketing

¿Alguna vez escuchaste hablar de la regla 80-20?

Esta regla es también conocida como Ley de Pareto y se aplica a casi cualquier área de nuestras vidas. Esta nos dice que el 20% de los esfuerzos te aportan el 80% de los resultados. Si lo analizas bien a fondo, te das cuenta que es absolutamente cierto.

Yo soy de las personas que no creo que “el cliente siempre tiene la razón“, en consecuencia desde hace un tiempo y revisando el beneficio económico que me aporta cada cliente, comencé a trabajar para optimizar mis esfuerzos de marketing aplicando esta regla.

Me di cuenta que muchos clientes consumían gran parte de mi tiempo sin aportar ganancias significativas, normalmente eran clientes problema (el que pide descuento, el que quiere otras cosas que se salen del contrato, al que por “casualidad” no le funciona lo que a los demás si…. etc).

Teniendo en cuenta esto y para poder dedicar mi esfuerzo a ese 20% que si me reporta ganancias significativas he ido terminando la relación contractual con algunos de ellos. A partir de eso tengo algunas opiniones de acuerdo a mi experiencia:

  • No siempre debes decir que si, es valido decir que no…especialmente cuando estas consciente que tu tiempo vale más.
  • Hacer eso me permite prestar un servicio de primera calidad a los clientes más importantes para mi negocio
  • Libero estrés al no estar preocupado por cosas pequeñas
  • Esto permite que mi negocio tenga un mayor crecimiento ya que ahorro recursos económicos y así mismo tiempo

No siempre abarcar más tiene mejores resultados

Un autor que habla de este tema y da excelentes consejos es Tim Ferris en su libro La semana laboral de 4 horas. Que aprovecho para recomendartelo y seguramente hablaré del mismo en este blog más adelante.

regla8020

Siguenos en FacebookSiguenos en TwitterSiguenos en Instagram